Los recientes avances en investigación y tecnología en el campo de la medicina han cambiado dramáticamente cambiando los métodos utilizados por doctores para prevenir, diagnosticar y tratar los desordenes urológicos.

Información reciente en como prevenir y tratar la impotencia, enfermedades de la próstata, incontinencia urinaria, reconstrucción vaginal, infertilidad, enfermedades venéreas, disfunción eréctil (impotencia), eyaculación precoz y mas… nosotros podemos ayudarle.

¿Cuando necesito ver a un urólogo? ¿Qué es un desorden urológico?
Los urólogos estudian, tratan y buscan prevenir enfermedades comúnmente asociadas con los tractos urinarios y genitales. Estos tipos de desordenes afectan a personas de todas las edades y de ambos sexos. El urólogo se enfoca en la funcionalidad saludable de este conjunto de órganos y en los tratamientos que pueden ser aplicados cuando estos no funcionan correctamente o están enfermos.
Para los hombres, los problemas mas comunes que requieren la atención medica de un urólogo son: impotencia, infertilidad, problemas de próstata, enfermedades venéreas (o de contagio sexual), e infecciones urinarias.

Las mujeres, típicamente acuden al urólogo buscando tratamientos para infecciones del tracto urinario e incontinencia urinaria (perdida involuntaria de orina).

Habilidades y Servicios Altamente Refinados
Los urólogos hoy en día ofrecen a sus pacientes un nuevo y extenso arsenal de medicinas para atacar enfermedades del sistema urinario y reproductivo. Desde las ultimas terapias hormonales basadas en las últimas innovaciones encontradas en genética a operaciones láser realizadas el mismo día, su urólogo le ofrece una vasta selección de opciones medicas para ayudarle a preservar o reestablecer su salud.

Entre los muchos beneficios que ofrecemos para nuestros pacientes, tenemos:
Prevención de enfermedades
Métodos diagnósticos más efectivos y precisos
Tratamientos más rápidos y más eficientes
Periodos más cortos de recuperación
Resultados excelentes

Hiperplasia Benigna de Próstata (BPH, agrandamiento no canceroso de la próstata)

La próstata se encuentra localizada debajo de la vejiga y rodea a la uretra (el tubo que transporta la orina desde la vejiga hacia el exterior). Al crecer el tamaño de la próstata, esta comprime la uretra causando dificultades al orinar, causando retención de orina en la vejiga.  Esto hace que la persona tenga que orinar frecuentemente, muchas veces en la mitad de la noche, causando trastornos en el descanso.  De no ser tratada a tiempo, esta condición puede causar infecciones del tracto urinario e inclusive el bloqueo completo de la uretra, lo cual podría causar serias complicaciones en los riñones.

Show Radial:

El incremento de tamaño de la glándula prostática se produce por un aumento de los estrógenos (hormonas femeninas) en relación con la testosterona (hormona masculina).

Esta condición es bastante común, aproximadamente 50% de los hombres mayores de 50 años de edad la desarrollan, pero tan solo 10% necesitan una intervención quirúrgica.

El Urólogo puede detectar el incremento en el tamaño de la próstata a través de un examen rectal y de ultrasonido o a través de un cistoscopio, un instrumento tubular delgado que es introducido a través del pene.

 

Tratamientos:

  • Chequeos regulares a manera de prevención
  • Medicamentos: Antagonistas alfa adrenérgicos (bloqueadores): estos relajan los músculos de la próstata y el cuello de la vejiga, lo cual ayuda a aliviar la obstrucción urinaria.
  • Cirugía, cuando el paciente no responde a los medicamentos o si la obstrucción es severa al punto de impedirle orinar por completo.

o    Termoterapia (microondas), destruyendo el tejido prostático para disminuir su tamaño y dejar que pasa la orina (se hace en la clínica sin necesidad de anestesia)

o    Extirpación Transuretral de la Próstata: una vez anestesiado el paciente, un instrumento es insertado en la uretra a través del pene y el urólogo lima una parte de la próstata interior para dejar que la orina fluya.

o    Láser: esta técnica involucra la extracción del tejido prostático que causa la obstrucción.  Este procedimiento no es tan efectivo a largo plazo como la Extirpación Transuretral.

 

Ninguno de estos procedimientos afecta las funciones sexuales del paciente.