Radio Show:

¿Por qué Duelen los Huesos y Articulaciones?
Vamos a tener dolor de vez en cuando, lo importante es ver si ese dolor viene y se va durante, si es durante un pequeño periodo de tiempo y lo más importante de todo es encontrar la causa del dolor o de esa molestia; porque lo que ocurre, si es que tuvo un trauma (golpe) se lastimo, se dobló el tobillo, le paso algo jugando un deporte o corriendo, caminando se cayó ya sabemos que el dolor es secundario al trauma que tuvimos y una vez que se cure ese trauma voy a estar bien. O por ejemplo si tuvo una infección también puede ocurrir que la infección cause dolores e inflamación de las articulaciones. Las infecciones por bacteria, por virus, inclusive la gripe común puede hacer que tengamos artralgias, mialgias, cuando nos duele todo el cuerpo cuando uno tiene una gripe… duelen los músculos, las articulaciones…

….Si quiere escuchar el resto del programa haga clic acá

Pin – Pon de Preguntas
(Betty le lanza una pregunta al Doctor Daniel y las contesta)
La mayoría de los tipos de artritis causan dolor e hinchazón en las articulaciones. ¿Esto es verdadero o falso?
Verdadero. El dolor siempre lo causa, porque si no uno no supiese que tiene el problema. Hinchazón, muy comúnmente.
El dolor de huesos puede ser causado por algunos tipos de cáncer. ¿Esto es verdadero o falso?
Verdadero. Sobre todo las metástasis (el cáncer se esparce a un órgano distinto de aquel en que se originó) o cáncer de hueso pueden evidentemente producir dolores e inflamaciones.
Vamos con la siguiente Doctor, la artritis reumatoidea puede desarrollarse en todo el cuerpo. ¿Esto es verdadero o falso?
Verdadero. Puede afectar muchas articulaciones como las poli-artralgias causadas por la artritis reumatoidea.
Existe algún tipo de artritis que ataca también a los niños. ¿Esto es verdadero o falso?
Verdadero, hay muchos tipos de artritis que atacan a los niños, pero la más común es la artritis reumatoidea juvenil, en general ataca por debajo de los 16 años. Si una persona tiene un hijo de menos de 16 años y le agarra este problema, entonces sabemos que es una artritis reumatoidea juvenil, a veces es más común en las niñas que en los varones y puede llegar a ser una que ataca a todo el cuerpo. Puede tener fiebres también, puede tener poli-artralgias y puede ser que sean positivas en el examen de la artritis reumatoide para detectarlo las cuales son más severas y pueden llegar a deformar los huesos y las articulaciones y puede producir lo que se llama una artritis reumatoidea deformativa. O sea que deforma el cuerpo. En la gente mayor se ve bastante, la gente que tiene de repente los dedos de las manos muy desfigurados.
La anemia puede causar dolor en los huesos. ¿Esto es verdadero o falso?
Falso, la anemia misma no va a causar dolor en los huesos….
 

¿Qué es la Artritis?

La artritis es una enfermedad degenerativa de las articulaciones consistente en la inflamación y/o desgaste de una articulación. Por definición etimológica, artritis significa “inflamación de las articulaciones” y se usa para describir más de 100 tipos de condiciones que afectan a las articulaciones, el tejido que rodea a las articulaciones y otros tejidos conectivos.

La artritis afecta a las personas de manera particular. Es común en adultos mayores de 65 años, pero puede afectar a personas de todas las edades, razas y etnicidades.

Dos de los Tipos Más Comunes de Artritis son Artrosis y Artritis Reumatoide

Artrosis y Artritis Reumatoide tiene diferentes causas, riesgos y efectos en el cuerpo:

La Artrosis se presenta con dolor, rigidez o inflamación, la cual aparece frecuentemente en las caderas, rodillas y manos.

La Artritis Reumatoide generalmente afecta las manos y muñecas pero también afecta otras áreas del cuerpo.

A pesar de sus diferencias, la Artrosis y la Artritis Reumatoide generalmente comparten síntomas en común:

Dolor de las Articulaciones
Rigidez
Inflamación o Hinchazón

Definición de los Tipos de Artritis

Artrosis (osteoartritis) es el tipo de artritis más común en los EE.UU., frecuentemente se le denomina como “uso y desgaste” del cartílago en las articulaciones, y es entonces cuando los síntomas empiezas a manifestarse, comúnmente en las rodillas, caderas, en la espina dorsal, manos y dedos.

Las muñecas, los codos, hombros y tobillos también pueden verse afectados por la artrosis, pero esto se da con menor frecuencia. Cuando la artrosis es encontrada en estas articulaciones es posible que haya alguna lesión que ha desgastado a dicha articulación.

Síntomas:
Generalmente se manifiesta lentamente. Para muchos los primeros síntomas se presentan en las articulaciones después de haber realizado trabajo físico intenso o ejercicio. Al avanzar la enfermedad, los síntomas, tales como el dolor de las articulaciones, la hinchazón, la rigidez después de largos periodos de inactividad (dormir, o estar sentado), el ardor, o el sentir que los huesos se rosan entre ellos, incrementa.

Si usted experimenta cualquiera de estos síntomas es importante que consulte con nuestros doctores.
Los síntomas que generalmente se manifiestan en:

Las rodillas – usted puede que sienta rigidez, hinchazón y dolor; dificultando el caminar y levantarse de las sillas.

La Cadera – la artrosis en la cadera puede causar dolor, rigidez y discapacidad severa. En la cadera se apoya el peso del cuerpo y permite el movimiento de la parte inferior del cuerpo. Cuando la artrosis se presenta en la cadera, puede que usted sienta dolor en la ingle, en el interior de los muslos y las rodillas. La artrosis en la cadera puede generar dificultad en sus movimientos, al agacharse y sobre todo al caminar.

Dedos y Manos – cuando la artrosis se da en las manos y dedos, la base del dedo pulgar es comúnmente afectada y las personas experimentan rigidez, adormecimiento y dolor. Asimismo, se pueden presentar como Nudos de Heberden (pequeñas bolitas que aparecen en las articulaciones en los extremos de los dedos) y Nudos de Bourchard (pequeñas bolitas que aparecen en las articulaciones en la mitad de los dedos).

La Columna Vertebral – puede que usted sienta rigidez y dolor en el cuello o en la parte inferior de la espalda. Algunas los cambios físicos relacionados con la artritis puede generar presión en los nervios causando debilidad o entumecimiento en sus brazos y piernas.

¿Qué Causa la Artrosis?

Aunque la causa es desconocida, el daño a las articulaciones puede generar debido al movimiento repetitivo (uso y desgaste). Puede también comenzar a partir de una lesión. De cualquier forma, con la artrosis hay deterioro del cartílago (la parte de la articulación que cubre los extremos de los huesos.

El cartílago cumple la función de amortiguador, permitiendo que la articulación se mueva de manera fluida. Al desgastarse el cartílago, los extremos del hueso puede que empiecen a rosar, causando dolor.

Asimismo, el tejido de una articulación dañada puede causar la emisión de ciertas substancias llamadas prostaglandinas, las cuales pueden contribuir al dolor e hinchazón característicos de la enfermedad.

Factores que Incrementan el riesgo de desarrollar artrosis

Edad y género, aunque la artrosis afecta a hombres y mujeres por igual, es más común entre los hombres antes de los 45 y después de los 45 en mujeres.

Lesión de articulación o desgaste causado por intensa labor física o deportes, lesiones en las articulaciones incrementan el riesgo de desarrollar artrosis en el área afectada. Las articulaciones que han sido usadas repetitivamente en ciertos trabajos y deportes puede incrementar el riesgo de desarrollar artrosis.

Obesidad, la posibilidad de desarrollar artrosis generalmente incrementa con la cantidad de peso que sus articulaciones pueden sostener. Las rodillas son afectadas especialmente debido al peso que soportan.

Alineamiento de las articulaciones, la gente con articulaciones que no se mueven o que no están apropiadamente alineados para empezar (piernas arqueadas, caderas dislocadas, o sufren del síndrome de hiperlaxitud articular) son más propensos a desarrollar artrosis.

Herencia, es un defecto hereditario en uno de los genes responsables de la producción de cartílago, puede ser un factor que contribuye al desarrollo de la artrosis.

Para una diagnosis eficaz de la artrosis y para determinar la severidad del daño en las articulaciones se requieren los siguientes exámenes:

Rayos X pueden ayudar al doctor a determinar si usted padece de artrosis o artritis reumatoide. Una serie de rayos x obtenidos a través del tiempo pueden mostrar lo rápido que el daño a las articulaciones progresa; la pérdida de cartílago, daño de hueso y el crecimiento o desarrollo de nudos que se pueden desarrollar encima de los huesos.
Aspiración de articulaciones en este procedimiento, el doctor extrae y examina el líquido sinovial (un líquido que lubrica las articulaciones) con una aguja para determinar si es que hay una infección.

2. Artritis Reumatoide es una enfermedad autoinmune en la que el sistema inmunológico del cuerpo ataca los tejidos normales de las articulaciones, causando inflamación del revestimiento de la articulación.

La inflamación del revestimiento de la articulación (llamado sinovial) puede causar dolor, rigidez, hinchazón, ardor y enrojecimiento. La articulación afectada puede también perder su forma, resultando en la pérdida del movimiento normal. La artritis reumatoide es una enfermedad crónica, con periodos activos de dolor e inflamación, que alternan con periodos de remisión, cuando el dolor y la inflamación desaparecen.

La artritis reumatoide puede afectar varias articulaciones. En algunas personas, puede afectar otras partes del cuerpo no relacionadas con las articulaciones tales como los ojos, la sangre, los pulmones y el corazón.
Síntomas de la Artritis Reumatoide

A pesar de que la artritis reumatoide es una enfermedad crónica, la severidad y duración de los síntomas puede aparecer y desaparecer impredeciblemente.

Entre los síntomas más comunes tenemos:

· Dolor y rigidez que duran por más de una hora en la mañana o después de un descanso prolongado.

· Inflamación de las articulaciones cercanas a la mano, tales como la muñeca y los dedos, el cuello, hombros, codos, caderas, rodillas, tobillos y pies.

· Patrón de inflamación de simétrica, es decir ambos lados del cuerpo son afectados al mismo tiempo.

· Fatiga, fiebre ocasional, y malestar general.

Al progresar la artritis reumatoide, cerca de 25% de las personas desarrolla pequeños bultitos de tejido debajo de la piel llamados nudos reumáticos, los cuales pueden variar en tamaño, sin embargo, no son dolorosos.

Causas de la Artritis Reumatoide
Las causas exactas de la artritis reumatoide son desconocidas. Pero las investigaciones han demostrado que hay varios factores que contribuyen con el desarrollo de la artritis reumatoide:

Genética, algunos factores genéticos pueden ser hereditarios.

Medio Ambiente, en las personas que han heredado la tendencia genética para la enfermedad, la artritis reumática puede ser inducida por una infección. Sin embargo, la enfermedad no es contagiosa.

Consecuencias/Efectos de la Artritis Reumática

La inflamación de articulaciones puede afectar su habilidad de desenvolverse en sus actividades diarias. Si es dejada sin tratarse, esta puede degenerarse y destruir las articulaciones.

Algunas consecuencias de no tratarse a tiempo incluyen la inflamación y ruptura de tendones; la inflamación puede lastimar severamente e inclusive destruir los ligamentos que mantienen a las articulaciones unidas. Puede además dañar el cartílago de las articulaciones y el hueso. Asimismo, el desgaste de los huesos de la articulación puede presentarse causando dolor e inclusive deformidad.

 

Diagnosis de la Artritis Reumatoide

Algunos de los exámenes que deberá realizarse incluyen:

Examen de Sangre, uno de los exámenes busca un anticuerpo llamado “el factor reumatoide”. Entre un 70% y 90% de las personas con artritis reumatoide tienen este anticuerpo. Otro de los exámenes de sangre mide la velocidad de sedimentación globular, la cual índica la presencia del proceso inflamatorio en su cuerpo. Las personas con artritis reumatoide presentan un índice anormal de la misma.

Rayos X, dictaminan la extensión del daño a las articulaciones afectadas. Una serie de placas obtenidas a través del tiempo puede mostrar el progreso del deterioro de sus articulaciones.
Si usted sufre de dolor, rigidez o inflamación que no desaparece, usted podría tener artritis. Hable con su doctor sobre sus síntomas.

La Importancia de Hablar con su Doctor

Muchas veces los síntomas de la artritis hacen que sea muy difícil realizar cierto tipo de actividades. Al hablar con su doctor acerca de sus síntomas, él o ella podrían ayudarlo a encontrar otras maneras de continuar haciendo esas actividades.

Su doctor puede además ayudar a evaluar su tratamiento actual y podría recomendarle otras formas más efectivas de ayudarlo a lidiar con su artritis. Entre más pronto usted tome control y hable con su doctor, más rápido podrá empezar a lidiar los síntomas de su artritis de manera exitosa.
Para más información, llámenos hoy mismo al: 323-221-1111 o mándenos un email a: info@lacmg.com

Tratamiento

Parte de tomar control de su enfermedad es saber que opciones de tratamiento están disponibles.

Es importante entender que a pesar de que no hay manera de revertir la pérdida del cartílago por osteoporosis o artritis reumatoide, hay tratamientos disponibles para aliviar los síntomas.
Estas incluyen: Medicamentos, ejercicios, dieta, terapias alternativas y cirugía.
Medicamentos (Sin Prescripción)

· Cremas Analgésicas – estas se aplican directamente sobre las articulaciones para aliviar el dolor.

· Acetaminofén – puede ser usado para aliviar el dolor de la artrosis. Sin embargo, este medicamento no reduce la inflamación.

· Medicamentos Antiinflamatorios – estos alivian tanto el dolor como la inflamación; sin embargo, las dosis son leves, para una dosis más fuerte, necesitara una prescripción médica.

Medicamentos con Prescripción Médica

· Acetaminofén – en altas dosis es solo disponible con prescripción. Al igual que la versión sin prescripción, este medicamento alivia el dolor, pero no reduce la inflamación.

· Medicamentos Antiinflamatorios Sin Esteroides – son recomendados para tratar los síntomas de la artritis.

· Analgésicos Narcóticos – alivian el dolor al enfocarse en los receptores de dolor de los nervios. Pero no reducen la inflamación. Son prescritos por corto tiempo debido a la codependencia que pueden generar.

· Corticosteroides – Estos antiinflamatorios pueden ser inyectados en las articulaciones afectadas para aliviar temporalmente el dolor causado por la artrosis. No se recomiendan por más de 2 a 4 tratamientos al año. Estos pueden también ser tomados oralmente para el tratamiento de artritis reumática.

· Sustitutos de Ácido Hialurónico – este tratamiento es aprobado solo para la artrosis de la rodilla. Se da en series de 3 a 5 inyecciones y está diseñado como remplazo del componente de la articulación involucrada en la lubricación y nutrición de la misma.

Todas las personas responden diferente a los medicamentos y por lo mismo sólo usted y su doctor pueden decidir el tratamiento adecuado para usted.

Más Allá de los Medicamentos

Los medicamentos pueden ayudarle con los síntomas de la artritis pero hay otras actividades que pueden ayudarle.
Manténgase en Forma – siga una dieta saludable, haga ejercicio físico leve y descanse.

Ejercicios
El mantenerse activo le ayudará a mantener sus articulaciones flexibles y mejorará su habilidad para moverse. Consulte con su doctor antes de empezar. Se recomiendan ejercicios leves y/o de bajo impacto. Por ejemplo, caminar, montar bicicleta, estirarse, nadar y hacer ejercicios dentro del agua. Estos ejercicios no solo le ayudaran a mantenerse ágil pero además le ayudaran a mejorar su salud cardiovascular, la circulación, mejoraran su estado de ánimo y podrá descansar mejor.
Nutrición
El estar subido de peso incrementa el riesgo de desarrollar artrosis. El perder aunque sea un poco de peso le ayudara a reducir el estrés de sus articulaciones, especialmente en sus rodillas. Por cada libra de peso que usted pierde, cuatro libras de estrés son libradas de sus rodillas.

Coma comidas ricas en fibra, vegetales y frutas. Mantenga su dieta baja en grasa, grasas saturada y colesterol y sea moderado con los azucares. Escoja comidas que sean ricas en antioxidantes y si bebe alcohol, hágalo también con moderación.